¿Por qué fracasan algunos vendedores de arte?

Si un mercado es verdaderamente complejo es el del arte. Comercializar con las subjetividades es tan difícil como lograr el éxito como escultor. Y es que el público meta de este ámbito es muy difícil de complacer. Es, según mi criterio, el más exigente y complicado. Por eso los corredores de arte tienen que estar al loro con las más modernas técnicas de márquetin y para lograrlo no les queda otro remedio que recibir cursos en ventas.

Con la preparación adecuada cualquier reto profesional se hace más fácil de lograr. Por eso mi recomendación para quienes están de lleno en este mundo es que no se lo piensen dos veces, se tomen un respiro y acudan a un buen curso en ventas como este que ofrece Formanet. A la larga vale la pena el sacrificio. Porque es cierto que estudiar y trabajar a la vez puede ser demoledor.

El mercado del arte tiene sus particularidades, es verdad, pero la teoría sobre ventas se puede aplicar cómodamente a este ámbito. Solo hay que saber hacerlo y para eso se necesita preparación. Un fracaso profesional es una falla que nadie se puede permitir en estos tiempos. Lo mejor es evitarla a toda costa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *