El nuevo arte de transportarse

Este verano para mí está marcado por los patinetes tecnocio. No existe con este calor una mejor manera de moverse por la ciudad tan repleta de gente. Ni muerto me subo al metro ni me monto en un bus. Demasiado vapor para estar rodeado de tanta gente.

Por lo general trato de no salir mucho de casa con esta temperatura. Pero cuando tengo que hacerlo, prefiero moverme en un patinete eléctrico. La fama de estos equipos se ha disparado en los últimos tiempos, sobre todo porque muchas personas se han dado cuenta de la comodidad que reporta moverse con independencia del transporte público.

Y es que los patinetes eléctricos te permiten la libertad que ni siquiera un coche te ofrece. Además, las personas ecologistas como yo no se permitirían usar un coche con todo lo que eso implica de negativo para el medio ambiente. Nada, que se puede hacer un decálogo de razones que argumenten porqué es bueno usar patinetes eléctricos. Una de mis preferidas: porque son muy baratos.

Claro que algunos modelos son mucho más costosos que otros. Pero uno tiene que saber elegir para ganar en calidad y ahorrar al mismo tiempo. Los patinetes electricos son todo un universo a descubrir.